Breve estudio sobre LA MEDIACIÓN CONCURSAL
Vota este artículo!

A finales del año 2013, con la Ley de Emprendedores se introduce la mediación concursal en nuestra legislación, la creación de una innovadora herramienta en el ámbito de la desjudicialización de las soluciones en situaciones de insolvencia.

Una pieza que se conoce como acuerdo extrajudicial de pagos y en la que se otorga a la figura del mediador concursal, una importancia clave para el éxito del procedimiento de mediación concursal, que vamos a estudiar brevemente en este artículo.

La mediación concursal se constituye como tabla de salvación para aquellas empresas y particulares, que teniendo viabilidad no deseen verse atrapadas en la lentitud de la administración de justicia actual y logren de esta forma, con el empeño de su equipo asesor y con la convicción del mediador para sacar adelante su plan de pagos, obtener una refinanciación y garantizar de esta manera la viabilidad de la empresa y su situación económica.

La mayor agilidad en lograr el acuerdo extrajudicial de pagos se presenta como la principal ventaja de esta figura, frente a la dilación en el tiempo que suponen estos procesos ante los Juzgados y que dificultan en gran medida la consecución de convenios en muchos casos que se plantean.

mediación concursal

Con este procedimiento se trata de rebajar el elevado riesgo de morosidad y algunos problemas de financiación que arrastran las empresas españolas, con el objetivo final de conseguir que la recuperación económica del país se acerque, lo que requiere en este ámbito, una actividad muy profesional y un compromiso elevado por parte del mediador concursal para que se puedan conseguir los objetivos exigidos.

Unos plazos extraordinariamente breves, de acuerdo con el objetivo final de la institución y la gravedad de las consecuencias que conlleva la apertura de este tipo de procedimientos, por lo que esta nueva herramienta de mediación tratará de aumentar el número de empresas que se puedan salvar de la liquidación y por otro lado, ayudará a las personas físicas que se encuentren en situaciones críticas a encontrar una salida factible.

Un dato muy revelador y, que pretende suavizarse con la mediación concursal es que en nuestro país, cada conflicto que se plantea a nivel judicial derivado de la actividad empresarial y económica, tarda mucho tiempo en resolverse, con retrasos de hasta un año para admitir a trámite los concursos de acreedores en algunos Juzgados, frente a los rapidísimos sistemas de declaración de concurso de otros países como puede ser el de Estados Unidos.

Mientras se da esta situación, el patrimonio de los deudores se ve sujeto a continuas ejecuciones, ya sea de acreedores o de administraciones públicas o incluso un aumento de costos laborales.

Motivos que hacen que si la empresa tenía alguna esperanza de supervivencia, estos plazos tan largos, acaben casi de manera definitiva con ella.

Una hemorragia que puede solventarse en algunos casos con el acuerdo extrajudicial de pagos, por lo que el mediador concursal, podría conseguir erigirse como una alternativa prometedora  en muchas ocasiones.

Se trata de una figura que ha logrado en algunos países de nuestro entorno dar un impulso a los sistemas concursales y obtener el reconocimiento de ensalzarse como una vía alternativa y exitosa para aquellas empresas que se encuentran en situaciones críticas que intentan evitar el tan temido procedimiento concursal.

Algunos de estos remedios preconcursales que han tenido tanto éxito en países vecinos son la figura del mediador empresarial en Bélgica, con la Ley de Continuidad de las Empresas, o en Alemania, con la Ley de Facilidad para la Reestructuración de las Empresas, figuras en las que legislador español se ha inspirado para conformar la mediación concursal y el acuerdo extrajudicial de pagos.

Se persigue con esta útil y versátil herramienta de la mediación, convertirse en una técnica que pueda facilitar en muchos casos la superación de la insolvencia y, sobre todo, el mantenimiento en el tráfico de un emprendedor vivo y en movimiento constante.

La mediación concursal pretende provocar un cambio importante en la idiosincrasia de aquellos que se califican de concursalistas o expertos en el proceso concursal y su administración, con el fin de que planteen en primeramente, la crítica situación económica del deudor desde la posible solución pactada, antes que desde la rigurosidad del proceso concursal.¹

Por otra parte, también se trata de dar un giro a la naturaleza de los deudores, que presentarán su solicitud del acuerdo extrajudicial de pagos, no bajo la etiqueta tan arraigada de ser unos presuntos defraudadores, sino cambiar la visión de la sociedad y entender a este deudor como una persona que se encuentra en una situación en ningún caso deseada, y que resulta propia del riesgo de las actividades que ha emprendido y, de la que pretende escapar.

 Su objetivo será el de escapar de esa situación sin ocasionar una mayor lesión a sus acreedores, ni que ellos o el proceso, puedan provocársela a él, actuando con la mayor rapidez posible y, con la dignidad de haber podido elaborar una solución adecuada y viable para todos, ante la crítica situación patrimonial en la que se encuentra.

Realmente, la mediación concursal sólo lleva operativa aproximadamente unos trece meses, ya que no ha empezado en la práctica con los primeros nombramientos, hasta septiembre de 2014, por diversas razones como el retraso en el funcionamiento del Registro nacional de Mediadores.

A fecha de 29 de octubre de 2015 el número de mediaciones concursales en España alcanza la cifra de 248.

Un dato relevante que nos aportan las últimas estadísticas es que la mayoría de mediaciones concursales son de personas físicas, incrementándose a gran velocidad, gracias a la última reforma efectuada  por Real Decreto 1/2015, con un total de 226 ( que representa el 91 %) y tan solo 22 mediaciones de personas jurídicas, lo que supone el 9% de la cifra total.²

Una de las provincias donde se ha apreciado un notable crecimiento es la provincia de Salamanca, que alcanza un total 18 mediaciones concursales, una estadística que deja constancia de la implantación y el calado que va teniendo poco a poco esta figura en la provincia salmantina.

Aún es demasiado pronto para saber si la mediación concursal adquirirá la importancia que ha obtenido en algunos países de nuestro entorno, pero con las últimas estadísticas que nos llegan, podemos apreciar que va aumentando progresivamente el uso de esta figura y seguro que poco a poco se dejarán ver las múltiples ventajas que la mediación concursal puede aportar a nuestra al conjunto de la sociedad española.

 

 

Marco A. Manzano Palomero

Abogado Mediador – Administrador de fincas, Experto en A.D.R

marcomediacion.es

manzanopalomero@gmail.com

 

 

Bibliografía:

¹.http://revistademediacion.com/revista_articulos/la-mediacion-en-el-pre-concurso/

².Datos utilizados: Velasco Heredero, Alberto, Breves notas sobre la mediación concursal y mercantil y estadísticas, refor-cge 28 octubre 2015 Publicado en: www.economistas.es

1 Comentarios

Anímate y deja un comentario. Participa con nosotros!